La Unión Europea tiene la obligación de proteger a las personas y al medio ambiente de los daños causados por los disruptores endocrinos

Evitar los disruptores endocrinos ya no es una elección personal. Los disruptores se encuentran en todas partes: hay sustancias que suscitan una gran atención, como los bisfenoles (se emplean en la fabricación de botellas de plástico y elrevestimiento de latas de conserva) y losftalatos (que aunque están prohibidos, aún se encuentran en uno de cada cinco juguetes); los materialesignífugos que se emplean en los sofás; los pesticidas que se rocían y acaban en la comida, y los biocidas antimicrobianos que se encuentran en los productos de limpieza.

En 2017 la Comisión Europea se comprometió a lanzar una nueva estrategia integrada sobre los disruptores endocrinos. Los intentos previos de actualizar la Estrategia de la UE sobre disruptores que existía desde 1999 con los avances científicos más recientes y las acciones para abordar el problema fueron truncados por el fuerte lobby de la industria en 2013. Instamos al Presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker a publicar una estrategia de pleno derecho antes del verano de 2018.

Lee nuestras ocho requisitos para una estrategia de la UE sobre disruptores endocrinos – EN – ES - DE - FR - NL.